16 mar. 2012

De brechas y nuevas enseñanzas digitales



La tan mentada brecha digital en verdad se lleva las palmas de las contradicciones.
En muchos casos se habla de ella sin mencionar siquiera las que deberían entonces llamarse brecha alimentaria, habitacional, de salubridad e higiene, de alfabetización, etc. Y mas etcéteras.

Por otro lado está el “determinismo tecnológico” que hace buena, buenísima,  toda tecnología. Beneficiosa, siempre neutral, imprescindible para mejorar  socioculturalmente, con un avance lineal y jamás improductivo.
 Y ahora  ¿quién podrá defendernos?  Super  Tecno!!



Haciendo esta salvedad, nos convoca el tema específico:  


brecha digital, educación y nuevos saberes.

Primero hay que decir que:
  •  Sí. Existe una sobre exposición temprana de los niños y jóvenes a los medios y la informática
  • Es ineludible tal situación. Forma parte de la cultura actual.
Nicholas Burbules, Dr en Filosofía de la Universidad de Illinois, nos habla sin dudar de no dejar fuera del aula la tecnología.
  • La escuela de hoy no puede competir con la TV, los videojuegos, Internet, las redes sociales. Y mucho menos con la realidad aumentada y virtual.

                  “. . . esta aceleración (capacidad de introyección de la novedad), interiorización de las pantallas    y consumo digital está avanzando a una velocidad pavorosa y nosotros, mientras tanto,todavía estamos discutiendo cuál debe ser el abc de la alfabetización digital."


       y mas adelante para "atemorizarnos" mas!:

            
". . .  se esté trabajando cada día más en  
ingeniería emocional y en robótica humanizada  
(como es el caso emblemático de Rosalind Picard 
en su programa de Computación afectiva  
http://web.media.mit.edu/~picard/) 
muestra que todas las barreras 
se están derrumbando y que los corsets tradicionales, académicos, institucionales pero, sobre todo cognitivos, 
van camino del cielo del olvido."




Puntualizando en lo educativo, he aquí un interrogante planteado de manera interesante:

¿Se trata en verdad de dos entidades separadas: educación / tecnología? ¿O se trata en realidad de que la educación es(tá) tecnológicamente constituida aún desde la (no)tecnológica imagen del alumno sentado en un banco mirando un lámina del cuerpo humano en el pizarrón? (Tarasow, 2009)

Si nos avenimos a lo que dice también Piscitelli, el mundo escolar “se nos viene abajo”! 
        “Estamos enseñando teorías y conceptos que no son significativos, para una época que ya fue y con modalidades anacrónicas que cada vez interesan menos. . . “

Prefiero la apertura que propone (por fin), dándonos –eso espero- algo de crédito a los maestros:
       Tendremos que ver cómo podemos generar una cultura de apropiación infanto-juvenil de estas prácticas espontáneas con proyección educativa.”

Y, para un mejor análisis enfocado al rol docente y a la relación docente/alumno, se puede complementar con la siguiente pregunta:

Hoy con la reina  Internet  


¿de qué sirve el profesor?

Por supuesto, tenemos respuestas.  Como muestra, la de  Umberto Eco.
Para ir redondeando, extraigo del artículo enlazado lo siguiente:

      Almacenar nueva información, cuando se tiene buena memoria, es algo de lo que todo el mundo es capaz. Pero decidir qué es lo que vale la pena recordar y qué no es un arte sutil. Esa es la diferencia entre los que han cursado estudios regularmente (aunque sea mal) y los autodidactas (aunque sean geniales).


Reaprender-enseñar a aprender-aprender a aprender-  redimensionar-reestructurar-rediseñar. . .

Creemos que no se trata de puntualizar tanto en la brecha como de  “achicarla” y suturar las grietas.